Homenaje a 20 años de la Declaración de la Manzana Jesuítica como Patrimonio de la Humanidad

El viceintendente Daniel Passerini encabezó junto al vicegobernador Manuel Calvo el acto homenaje a quienes impulsaron e hicieron posible la declaración de Manzana Jesuítica como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el Cabildo Histórico de la Ciudad.

Daniel Passerini destacó que en este evento se reconoce la acción de hombres y mujeres que hace 20 años tuvieron la voluntad política de hacer algo histórico para todos. En este sentido resaltó la decisión del ex gobernador José Manuel de la Sota. “Que contaba con un equipo que interpretó la oportunidad que tenía Córdoba para recuperar la historia, para ponerla en valor”. Y lo definió a de la Sota como un intérprete de la comunidad organizada.

El viceintendente reconoció el impulso de los concejales en este homenaje a las personas que dedicaron tiempo, ideas y pasiones para lograr la declaración internacional. A la vez que subrayó la iniciativa del intendente Martin Llaryora de adicionarle a la histórica Manzana Jesuítica, una supermanzana poniendo en valor esta zona.

Daniel Passerini y los concejales junto a funcionarios y autoridades municipales, provinciales y universitarias reconocieron por su protagonismo en esta causa a: Hugo Juri (Rector UNC), Pablo Canedo (Ex Presidente Agencia Córdoba Cultura), Olga Riutort (Ex Secretaria General de Gobernación), Oscar Santarelli (Ex Presidente Agencia Córdoba Turismo), Conrado Juan Rosacher (Ex Coordinador Áreas Naturales Agencia Córdoba Ambiente), Jacinto Palacios (Restaurador), Rodolfo Herrero (Arqueólogo), Josefina Piana(Ex Directora de Patrimonio de Córdoba). Y un reconocimiento póstumo al ex gobernador José Manuel de la Sota, representado por su hija la legisladora Natalia de la Sota.

También recibieron una distinción la presidenta de la Agencia Córdoba Cultura, Nora Bedano, y el Vicerrector de la UNC Yanzi Ferreira.

El complejo de la Manzana Jesuítica y las Estancias Jesuíticas del interior de la Provincia fueron declaradas Patrimonio Cultural de la Humanidad en el año 2000 por UNESCO. La declaración no sólo visibiliza la importancia histórica, cultural y social de este patrimonio para Córdoba sino también para el mundo. Asimismo implica un mayor compromiso por su preservación, cuidado y mantenimiento.