“Cuando hay agüita, que salpique para todos”

Durante la 22º Sesión Especial del Concejo Deliberante se aprobó denominar como “Paseo Viceintendente Adán Fernández Limia” con colocación de monolito a un espacio verde sobre bulevar Los Granaderos entre Copacabana y Francisco Suarez. De esta manera se hace un reconocimiento al primer viceintendente de la ciudad de Córdoba y su militancia política que comenzó en la seccional 9 donde se creará este paseo.

El concejal Juan Domingo Viola como miembro informante del proyecto aclaró que su exposición se basaba en los relatos de compañeros de la seccional 9 “con lo cual descubrí no solo a un gran político sino a una gran persona”. Agregó que fue un dirigente muy querido en su seccional y que siempre tuvo el acompañamiento incondicional de su madre, hermano y de los compañeros a los que trataba y consideraba como parte de su familia.

“Su presencia era notoria y su nombre se convirtió en sinónimo de trabajo político, con presencia territorial y referencia. Fue hombre de consulta de dirigentes importantes, acompañando siempre con lealtad al querido y recordado José Manuel de la Sota” destacó Viola.

Uno de sus lemas era “Cuando hay agüita, que salpique para todos” que coincidía con su criterio político de igualdad, de compartir, de generosidad y “fueron esos valores los que lo llevaron de ser un militante hasta llegar al Congreso de la Nación” adicionó Viola.

concejal Juan Domingo Viola

A la vez que comentó la valentía de Fernández Limia cuando “tomó la decisión de convocar un 29 de diciembre del 2002 a Referéndum para decidir la destitución o la continuidad de (intendente) Kammerath, con casi 92 mil firmas recolectadas”.

“Un 19 de diciembre de 2004 con 47 años de edad decide dejar este mundo. Dio su vida por la política, por la militancia; defendió siempre a sus compañeros, a sus ideales, a sus convicciones y la magia de la política” concluyó Viola.

Por su parte, la concejala Cecilia Aro de bloque UCR comentó que ella tuvo su primer cargo electivo como concejal en 1999 cuando Fernández Limia era viceintendente. Destacó la importancia de “pensar en los espacios públicos para los hombres y mujeres de la política y también de la democracia y Adán Fernández Limia era un hombre de la democracia”.

“Yo recuerdo dos hechos fundamentales y muy puntuales que hablan de este hombre como político: el primero fue en la crisis del 2001, la crisis más grande que tuvo la Argentina desde el retorno de la democracia, la crisis económica y social más profunda desde el 1983” reconoció la concejala destacando en Fernández Limia “la templanza suficiente para llevar adelante un cuerpo legislativo en ese momento”.

concejala Cecilia Aro

El segundo hecho que destacó la concejala Aro es la ruptura de la alianza política en 2002 en la que Adán Fernández Limia se manifestó “impulsando un instituto que era nuevo para ese momento que era la revocatoria del intendente”. Luego acotó que el primer viceintendente “tuvo la templanza para no solo estar al frente de este Cuerpo, sino también del bloque de concejales que tuvo una ruptura importante y uno de los hechos políticos más importantes del 2002”.

“Adán Fernández Limia era un hombre de la política, un hombre de diálogo, de consenso, que defendía férreamente la política” finalizó Cecilia Aro.