El Concejo Deliberante de la ciudad de Córdoba realizó hoy, la sesión especial N° 2, del período 2018, en su sede de Pasaje Comercio 457.

En la oportunidad, se  aprobó el siguiente proyecto:

  • Contratas suscriptas para adjudicar la concesión del servicio de recolección de residuos de la ciudad de Córdoba. Iniciado por el Departamento Ejecutivo Municipal.

El proyecto se aprobó con 16 votos a favor del Bloque Juntos por Córdoba, 13 votos en contra de la oposición (Bloque UPC, Bloque Vamos, Bloque La Fuerza de la Gente y Bloque Pensando Córdoba), una abstención (Bloque Socialdemócrata, concejala Laura Sesma).

El concejal Lucas Balián (Juntos por Córdoba) fundamentó: “Desde hace aproximadamente un año, venimos desde el momento en que comenzaron el tratamiento de los pliegos discutiendo este tema. Se pondrá en marcha en pocos días más. Hemos dedicado suficiente tiempo al estudio de los pliegos, los que salieron del Concejo no son los mismos que entraron. Se dio lugar a pedidos de los concejales del oficialismo y la oposición, respecto a que el nuevo sistema fuera mejor. Hubo una discusión pormenorizada, con audiencia pública, se realizó en el CPC Monseñor Pablo Cabrera, asistimos y escuchamos el aporte de los vecinos. Estos fueron incorporados. Desde el 2003 a la actualidad, no contamos con un contrato, hemos transitado por innumerables experimentos que se llevaron adelante, contrato precario, estatización de servicio, etc. Esa precariedad conspira en contra del servicio que se lleva adelante. Hoy Ramón Mestre tiene la voluntad de que se lleven adelante estos contratos.

Uno de los objetivos que se buscaba con esta licitación nacional e internacional, es que se pudiera competir, se ha logrado este objetivo. El consorcio Vega y Caputto en Centro, Cotreco y Olivo, y Lusa debieron modificar las ofertas, se logró una mejora económica. No podemos negar la situación del país, pero llegamos a la firma de los nuevos contratos, se ha garantizado la transparencia, con el trabajo global de la comisión observadora. Se ha dicho mucho adentro y afuera del recinto sobre la condición patrimonial, no cabe duda que si no tuvieran al dedillo todas sus actuaciones y patrimonio no se hubiera llevado a cabo, lo mismo que el trabajo de la Secretaría respectiva. Nuestra intervención fue fundamental en la elaboración de los pliegos. Hoy debemos ratificar cada uno de los contratos que han venido al Concejo. Este no es un proyecto más en la elaboración del pliego logramos el consenso de todos…Por ello les pido a mis pares el consentimiento para cada uno de los contratos”.

El concejal Gómez (Vamos) afirmó: “La adjudicación está siendo al dedillo del intendente…hay que garantizar la previsibilidad para los vecinos”. Posteriormente solicitó que pase a comisión con preferencia de cinco sesiones para poder leer todas las fojas del mismo.

Desde Fuerza de la Gente, el concejal Llarena se refirió a la importancia del tema no sólo para estudiarlo sino por la cuestión de suma importancia que tiene para la ciudad, fundamentando su voto negativo. “Después del gasto de personal es el mayor gasto, el de higiene urbana casi el 20% del presupuesto, supera al transporte….Cerramos el contrato por 8 años con dos de prórroga, afecta a tres intendentes, estamos hablando de 15 millones de pesos pero a octubre del 2017….Este contrato de 137 tomos con más de 27 mil fojas, no podemos votar algo que es imposible materialmente leerlo, es irresponsable votarlo”.

La concejala Flores, del bloque Pensando Córdoba,  explicó que: “no puede coincidir con el oficialismo en la cuestión de forma por el tamaño de los contratos y en la cuestión de fondo porque se repite el mismo modelo. La fracción seca no se termina de llevar a cabo, es un contrato caro y no se puede tratar con esta celeridad”.

El concejal Dómina (UPC) aseguró que comparte las quejas de sus colegas opositores: “Es imposible estudiar todo en unas horas, no me sorprende todo lo que tiene que ver con este proceso que estuvo caracterizado por falta de transparencia. Le decimos a los vecinos que por diez años van a seguir teniendo este servicio malo y caro, pasó de representar el 13% al 20% del presupuesto”.

El concejal Losano aclaró que  fue crítico del sistema y defendió los nuevos contratos ya que son superadores. “Pongo un voto al futuro de optimismo para que el sistema mejore”, afirmó.

La concejala Sesma (Socialdemócrata) dijo: “Esto es difícil de leer, pero pienso que más allá de los gobiernos, la participación del Concejo tiene que ver con legitimar nada más, por la falta total de equipos técnicos que estudien esto fuera de los bloques como pasa en otras partes del mundo. Debo reconocer que muchas de las cosas dichas por la oposición hay cuestiones que coincido, Crese no era un modelo a tener en cuenta porque no daba pérdidas porque el municipio subsidiaba… A medida que pasaban los meses hicimos una denuncia penal porque la ciudad está en una situación grave en materia ambiental…Hoy tratamos los pliegos de un contrato que aprobé, habrá dos empresas Vega y Ubarser, que averiguamos los antecedentes… Tenemos un contrato precario y este marco es un gran avance, le pone obligaciones a las empresas y a los ciudadanos…No tengo ni razones suficientes para votar en contra ni razones para votar a favor, por eso pido la abstención”.

Al comienzo de la sesión el concejal Fonseca recordó el golpe del 30 de setiembre de 1930, que derroca al gobierno de Hipólito Yrigoyen y el día 10 de setiembre la Corte Suprema lo legitima. “Este triste y lacerante antecedente abrió las puertas, a los gobiernos de facto…estos hechos históricos no podemos olvidar para que no vuelvan nunca más”, aseveró el edil de Juntos por Córdoba.