La comisión de Servicios Públicos del Concejo Deliberante recibió hoy a Julio Waisman, secretario de Servicios Públicos de la Municipalidad de Córdoba, y Gabriela Faustinelli, asesora de gabinete del DEM, quienes explicaron las características del pliego de llamado a licitación pública para la recolección de residuos de la ciudad.

También concurrieron a la reunión Alberto Guzmán, subsecretario de Higiene Urbana y Daniel Vercesi director del área.

“Este pliego es importante y llevaremos a cabo todos los debates necesarios acá en el Concejo”, afirmó Waisman.

A su turno, Faustinelli comenzó su exposición haciendo un resumen de los últimos años de la basura en nuestra ciudad, expresó que: “En el predio de Piedras Blancas ingresan una media de 61 toneladas al mes, a través de un convenio firmado por la provincia que dio esos valores. Los residuos secos equivalen a un 33 % de los mismos. Este predio recibe los residuos de 25 municipios, y se trabaja acá con tres centros verdes, el de la zona centro con los cartones recolectados, y otros tres con la recolección diferenciada. Se ha aprobado un trabajo que se hizo con los carreros de Villa Urquiza, se lleva adelante un sistema de recogida de residuos y hay una planta de selección en los propios barrios. Todos los recolectores de cartón están en un registro habilitado por la Municipalidad, que están fortalecidos en un sistema de autogestión, obteniendo así el apoyo del gobierno”.

Durante la gestión de Martí, aclaró Faustinelli que se comenzó a hacer la recolección domiciliaria y el sistema de fosas en el predio. En 2012 se comienza la clausura de Bower pero quedó la fosa destapada que impidió hacer una gestión de gases. En  2009 se firmó un convenio con la UTN para hacer un estudio de análisis del área y ese estudio determinó que no hay riesgos de contaminación. Con la apertura de Piedras Blancas se decide cerrar Bower y se comienza a hacer un monitoreo y a cerrar el predio. En el plan de metas del 2016 se estableció el plan integral de control de residuos sólidos.

“El objetivo del plan es hacer  una revisión de la ordenanza de residuos sólidos y  empezar a trabajar en ecoimpuestos. Además, se debe empezar a trabajar en el tema de demoliciones y contenedores. CORMECOR es una sociedad anónima aprobada por ordenanza, en ella interviene SURBAC y la máxima participación la tienen la Municipalidad además de contar con el apoyo del gobernador Schiaretti. Cuenta con el estudio de impacto ambiental, y estamos en proceso del otorgamiento de licencia ambiental, explicó.

El plan integral de residuos sólidos urbanos pretende la reducción de las toneladas,  la organización de las fracciones, la contenerización, programas de erradicación de basurales, el cierre de Piedras Blancas y trabajar con la provincia en un ecoparque, con el trabajo de paneles solares. Con este criterio, asumió su papel CORMECOR, quien estableció una serie de condicionantes para que las empresas se presenten en un llamado a licitación para plantas de tratamiento. Las cinco plantas que propuso CORMECOR son: las de tratamiento mecánico, acá no iría el producido por la recolección diferenciada, otra de restos de obras,  de neumáticos y la planta de compostaje y una de residuos voluminizados. Toda la basura que no vaya a estos predios iría a una planta de biogás, enumeró la asesora al aclarar los antecedentes.

 

En relación al llamado a licitación para empresas nacionales Faustinelli dijo: “Se planteó como una licitación nacional porque la mayoría de las empresas que prestan servicio de recolección en el país son de origen nacional. El servicio está tercerizado en la ciudad de Bs As, La Matanza, Rosario, Mendoza, Puerto Madryn, entre otras. Deben ser empresas con una antigüedad de dos años, la oferta debe incluir a la totalidad de las prestaciones, los residuos húmedos,  secos, restos de obras, y de mantenimiento. El plazo contractual es de 8 años y se prevé hasta 18 meses de prórroga. La admisibilidad para entrar a la licitación es haber cumplido con la prestación en una población de 50 mil habitantes”.

“Luego de superar la admisibilidad las empresas deberán pasar por la parte técnica y para ser seleccionadas deberán tener el 70 u 80% de los puntos solicitados en el pliego. Se valorará además de la parte técnica, la parte económica de la empresa, y otros de los criterios a valorar serán también,  las propuestas innovadoras que realicen”, admitió Faustinelli.

Tras esta instancia, todos los oferentes que resultaran seleccionados pasan a la apertura del sobre que se hará en un acto público, después de la preselección y el análisis del sobre se pasa a la selección. La Municipalidad puede dejar sin efecto en cualquier momento la adjudicación y se puede adjudicar una o dos zonas, de las tres.

La ciudad está dividida en tres zonas, con distintas modalidades de prestación: la de acera para la zona 1 y 3, y en la zona 2, es contenerizada manual con complementación de carga trasera. La modalidad contenerizada manual es en hospitales o cementerios. La modalidad mixta que se dan en las villas que tienen calles angostas deberán ir a pie, pueden ir los ecorrecolectores como pasa hoy con la villa de Bajo Pueyrredón. Las frecuencias previstas son las que se cumplen hoy.

La empresa debe informar al vecino qué día va a pasar a retirar los restos verdes por cada barrio. En casos particulares como árboles caídos deben ser recogidos por el servicio eco. Esta recolección va a disminuir los basurales. Se establece además, la reposición, verificación del estado de los contenedores, como la  limpieza y el lavado in situ  de los mismos. Los camiones deberán ser el 40% cero km, se llevarán a cabo auditorías anuales de la flotas, y no deberán tener mas de10 años de antigüedad.

Los controles los realizará la Dirección de Higiene Urbana, cada inspector saldrá con una tablet y las empresas estarán conectadas con estas, y se les irá enviando fotos de las deficiencias detectadas y emplazándolas en tiempo establecido a solucionar estas infracciones. Teniendo en el momento la posibilidad de revertirlas, con esta descentralización de la información.

“El pliego es una herramienta de gestión mejorable para tener el sistema que la ciudad merece, no será rígido y a lo largo del contrato de adjudicación se podrá ir perfeccionando con tecnología. Por otra parte, el plan deberá tener un objetivo de basura cero, con metas claras para ir reduciendo anualmente”, aclaró Faustinelli.

Finalmente, concejales oficialistas y de la oposición realizaron preguntas e hicieron sugerencias a los funcionarios sobre cuestiones que se podrían agregar o modificar al pliego. La comisión seguirá estudiando el proyecto del Ejecutivo.