La Comisión de Hacienda del Concejo recibió hoy al Secretario de Economía y Finanzas de la Municipalidad, Hugo Romero, quien acompañado de su equipo se explayó ante los concejales de todos los bloques sobre las características de las ordenanzas económicas previstas para 2018. El funcionario brindó un detallado informe técnico y posteriormente respondió a las inquietudes de los ediles, pero siempre haciendo hincapié en que este cuerpo de ordenanzas fue elaborado en base a los lineamientos del proyecto de ley de Responsabilidad Fiscal que actualmente se debate en el Congreso, y que contempla contención del gasto corriente (no puede crecer más que la inflación), no incrementar tasas sobre la producción, transparencia y límites de endeudamiento. Como resultado de estos lineamientos Romero confirmó que al 31 de diciembre próximo queda congelada la planta de personal de la Municipalidad.

En cuanto al presupuesto informó que este fue elaborado en base a un contexto macroeconómico que contempla un crecimiento de la economía del 3,5 por ciento con un 15,7 por ciento de inflación. En total, los gastos previstos ascienden a 23.691.789 pesos, y entre los más significativos figuran el de personal (11.097 millones), obra pública (4.600 millones) e higiene urbana (3.590 millones). Sin los aportes de Nación y otros extras, la suma neta del presupuesto es de 20.517 millones, y sobre ese monto la incidencia de salarios es del 54 por ciento y el costo de higiene urbana de 17,15 por ciento.

Romero agregó que en la medida en que con “la estructura de sueldos creciendo a nivel de inflación según lo acordado con el Suoem y con mayores ingresos por la mejora prevista en la actividad económica, la incidencia del gasto en salarios será cada vez menor y mayor la disponibilidad de recursos para invertir en obra pública”.

En lo que hace a impuestos municipales, la contribución por inmuebles sufrirá un aumento en la alícuota del 21,9 por ciento y se mantiene el beneficio para contribuyentes cumplidores, que alcanza a 230 mil vecinos.

En cuanto al cumplimiento de las pautas establecidas a la futura ley de Responsabilidad Fiscal el titular de Hacienda dijo que “en la medida en que no esté garantizada la distribución federal de los ingresos, va a ser difícil no incrementar la presión fiscal sobre los vecinos. Los municipios acompañan bajar la presión impositiva. El gesto de la Nación a las Provincias, debe bajar a los Municipios.