La Comisión de Servicios Públicos, presidida por el concejal Gustavo Fonseca, prosiguió hoy con el tratamiento de los distintos proyectos que apuntan a reformar el sistema del servicio de taxis y remises de la ciudad. La reunión se llevó adelante con la presencia y las exposiciones de representantes de los distintos subsistemas del servicio.

El primero en hacer uso de la palabra fue el concejal Lucas Cavallo, quien fundamentó la presentación de un nuevo proyecto que se sumó a los anteriores. Al respecto dijo: “Este proyecto es largo y un tanto complejo ya que apunta a crear un régimen nuevo sobre el sistema. Básicamente planteamos blanquear o terminar con los remises truchos que circulan en los barrios periféricos, donde los taxis o remises legales no llegan. Los vecinos de esos barrios se manejan con esos autos truchos, son más de 5 mil, lo que es equivalente al sistema legal. La capacidad de combatirlo es difícil por la dificultad de probarlo, lo que implica que el rol de control de la Municipalidad es difícil. La forma de terminar con esta ilegalidad es sacarlos de la clandestinidad y crear un tercer anillo para que se manejen en esas zonas periféricas. También apuntan a otro sistema ilegal que es el de los hoteles, o los autos de lujo que trabajan en el aeropuerto. Este proyecto es una punta de lanza que apunta a resolver el tema. La idea es terminar con la Argentina en negro”.

Después de la exposición del concejal, fueron invitados a opinar los representantes de los distintos subsistemas del servicio. En primer lugar opinaron los representantes del sindicato de Peones de Taxis.

Miguel Arias: “Tenemos que analizar muchas cosas, pero  los que ponemos la cara ante los pasajeros somos los choferes, que no estamos contemplados en este proyecto. Queremos tener la oportunidad de capacitarnos, de terminar el secundario, etc., pero tenemos que trabajar 15 horas diarias, fin de año, primero de mayo, etc. y siempre por la misma paga. Queremos que se nos reconozca algo. Nos cuesta 4 mil pesos el carnet y más de uno no lo puede pagar. Nos piden dos certificados de antecedentes, nacional y provincial. No se nos reconoce nada y no se nos tiene en cuenta en los nuevos proyectos. Se está cayendo en un error del pasado, de pretender solucionar un problema legalizando lo trucho”.

Teresa Castro, Agrupación Femenina de Taxistas de Córdoba, dijo: “Coincido con la denuncia de las peripecias que se deben hacer para conseguir un carnet. Yo represento a 50 o 60 compañeras taxistas, que en algunos casos trabajan en negro o sufren insinuaciones de parte de sus patrones. Para estas mujeres que son sostén de familia necesitamos que se nos dé lugar en los taxis, además hay una demanda de mercado de choferes mujeres tanto de pasajeros hombres, mujeres y niños. Tiene que existir un cupo de mujeres taxistas”.

Carlos Campos, Asociación de conductores de Remis, “25 de Mayo”, dijo: “Consideramos que los proyectos en tratamiento, no solucionan los problemas de base que tienen los remis. Antes de hablar de nuevos licenciatarios hay que arreglar los problemas que hay en el sistema: ilegalidad, competencia desleal contra el que invierte en el sistema, falta de rentabilidad. Cómo van a mandar a los inspectores a controlar el transporte ilegal si no cuentan con elementos sólidos para hacer su trabajo, no hay allanamientos por ejemplo. Si no se genera una norma objetiva y se refuerza el poder de policía del Estado para que el inspector pueda proceder y ser efectivo, la ordenanza sigue sin ser efectiva. Tiempo atrás se clausuraron 70 agencias que están ilegales desde hace décadas, que vuelven a abrir después de cada clausura. Estamos en situación desventajosa respecto de los taxis en muchos aspectos. En este momento no hay diferencias de comodidad entre un auto para taxi o para remis. Los vehículos son iguales pero el servicio es más caro para los remis, y servicio de remis no es rentable, la prueba está en la cantidad de chapas depositadas. Es necesario un estudio socio-económico antes de avanzar con esta iniciativa. Respecto de la seguridad compartimos el proyecto del concejal Brito de alerta temprana, pero se están hablando de medidas electrónicas cuando faltan medidas físicas de seguridad. Por todo esto pedimos la unificación del sistema”.

También se expresó otro socio de la Asociación 25 de Mayo. “En la anterior ordenanza no estaban los remiseros, y se marginó a las cooperativas del proyecto y del sistema. Queremos que sean reconocidas en la actual ordenanza que se está discutiendo”.

Clara Mondino, titular de chapa de remis, expresó. “No tengo chofer porque los costos no dan. Mi planteo es fomentar las cooperativas y limitar el canon que se les cobra, con bajadas de bandera. Necesitamos estar 12 a 14 horas arriba del auto remis para que nos rinda porque el sistema no es rentable, eso nos obliga a levantar gente en la calle y a no tener choferes porque se llevaría la mitad de nuestra recaudación. Proponemos que los choferes de taxi y remis pasen a ser licenciatarios. Las remiserías ilegales de la periferia están todas en manos de un monopolio”.

Sergio Lazarte, socio de New Car, dijo: “Nuestra agencia necesitó 24 meses para ser autorizada e ingresar en el sistema, mientras que otras trabajan de forma provisoria y sin los papeles necesarios. Por ejemplo nos pedían contrato de playa, nos demoraban la habilitación del local, y después con todo en regla los papeles durmieron 14 meses”.

La discusión sobre estos proyectos continuará en las próximas reuniones de la Comisión. Los representantes de todos los sectores se comprometieron a leer los proyectos en tratamiento para debatir sobre los mismos.