La Comisión de Servicios Públicos, presidida por el concejal Gustavo Fonseca, recibió hoy nuevamente a representantes de diversas organizaciones de taxistas y remiseros, para receptar sus opiniones sobre los distintos proyectos que se están discutiendo en torno a la normativa que rige a este servicio de transporte.

En el inicio de la reunión la concejala Romero presentó una modificación uno de los proyectos en tratamiento. Al respecto dijo que se trataba de “una sugerencia al proyecto del concejal Fonseca, que se refiere al artículo 51 y que consiste en establecer como requisitos para obtener chapas de taxis o remises, acreditar que los interesados no se encuentren en el registro de deudores alimentarios o que tengan antecedentes por violencia familiar. Entendemos que estas ordenanzas deben dar un marco integrador y ejemplar con la realidad, especialmente en cuanto a lo que hace a violencia de género.

Claudio Olmedo de la Asociación de Taxistas del Aeropuerto Córdoba, se expresó en la Comisión: “En el proyecto del concejal Cavallo no sólo nos preocupa el tema de los remises periféricos que ya no corre, sino otros. En los nuevos servicios que propone el proyecto apunta al beneficio de las grandes agencias de remises, dejando de lado al pasajero y al trabajador.  En todos los casos se menciona que los trabajadores deben estar en agencias de remises (transporte de pasajeros carga mediana, transportes de pacientes crónicos, remises de lujo, etc.). Por otra parte, hay trabajadores con 40 años en el sistema que se están jubilando con 8 mil pesos. Son candidatos directos a remiseros ilegales para poder comer. A esos trabajadores no hay que incluirlos en un sorteo de chapas, directamente hay que dárselas por una cuestión de justicia. En cuanto a los remises ilegales, la ilegalidad no pasa por la falta de servicio sino por la avivada de unos pocos”.

Roberto Moyano, presidente de la Asociación de Permisionarios, dijo: “Hoy no hay servicios de taxis y remises de calidad por falta de control, es la base de todo. El sistema padece baja rentabilidad, pero debe ser ordenado para que vuelva a ser eficiente, para que las chapas sean utilizadas, para que no haya más gente expulsada del sistema”.

De la Agrupación de Taxistas de Terminal II, habló Cesar Posse, acompañado por Martín Vaca: “La ordenanza del concejal Cavallo habla de las condiciones para ser titular de chapa y es lo único rescatable de esa ordenanza. Nuestros pedido es que queremos que establezca una limitación en cantidad a los remises de lujo; sugerimos la creación de una App municipal similar a la de Buenos Aires; establecer límites de equipaje a transportar tema que es un problema para los taxistas de Córdoba y siempre es motivo de roce con los pasajeros. Proponemos reducir la antigüedad de los autos a siete años ya que hay inescrupulosos que atan los autos con alambres. Queremos que cree un registro de choferes, una base de datos para que sean los beneficiarios en los sorteos de chapas. Crear un centro de atención para los choferes donde se centralice la atención. Queremos que se anule la obligatoriedad de las centrales, porque no es el momento, no van a garantizar viajes para los dos mil choferes sin central que hay en este momento.

Marina Brizuela y Vanina Capdevila, Mujeres Taxistas AFETAX se expresaron: “Además de promover el cupo femenino en la conducción de taxis, estamos de acuerdo con lo solicitado por la concejal Romero en cuanto a que para ser licenciatario de una chapa los interesados no deberían ser morosos alimentarios o tener antecedentes de violencia familiar. Las deficiencias que tiene el sistema obedecen a la falta de control y en muchos casos de corrupción”.

Carlos Campos, de la Agrupación de Remises 25 de Mayo, dijo: “Creemos que el proyecto del concejal Cavallo no soluciona los problemas de fondo del sistema, primero porque el número de permisionarios sería excesivo. Fuera del transporte escolar hay nueve figuras de transporte individual de pasajeros. Serían 13.508 licencias, sacando los 3 mil periféricos quedarían 10.508, un número que atenta contra la rentabilidad del sistema. Si el DEM no puede controlar dos subsistemas que puede hacer con nueve subsistemas. Este proyecto atomiza el sistema, creando una multiplicidad de prestadores. En cuanto a la figura del fletero, hay una ley nacional que indica que no se puede mezclar carga y pasajero, lo que haría imposible el servicio en ruta. Proponemos: unificación de remis y taxis porque ganarían todos los actores, habría más plazas para pasajeros, se fortalecerían las asociaciones, los choferes entrarían a los convenios colectivos de taxis (los remiseros no tenemos), se simplificarían los controles y hasta ganan los agencieros”.

Por su parte, Rubén Carnero, de la Agrupación 7 de Mayo, expresó: Se debe modificar el proyecto que está en discusión porque mezclan a taxis y remises que son dos cosas distintas. Cuando se hizo el último sorteo de licencias quedó claro que debe haber un gesto para quienes hace 30 o 40 años que están trabajando: se las tendrían que otorgar por decreto. Debería quedar reglamentado. También sé que hay compañeros que por las multas que recibieron quedaron sin trabajo, lo que pedimos es una probation para el compañero que no puede pagar. Debería haber también un cupo femenino en los taxis. En cuanto a la prestación del servicio deben ponerse controles contra el transporte ilegal porque nos está quitando el trabajo.

Por último se expresó Oscar Bustos, de la Asociación de Propietarios de Automóviles Taxímetros: “Solicitamos que se trate con urgencia del tema de los leasing que permitirían cambiar modelos. ¿Por qué faltan tantos taxis? por falencias de los controles, por el tiempo que lleva hacer los estudios en medicina preventiva, por los cuatro ITV que debemos hacer al año con la pérdida de tiempo que eso significa y porque hay muchas chapas depositadas por imposibilidad de comprarse un auto nuevo.

Sobre el final, la comisión aprobó un pedido de informes al DEM sobre la instalación de cestos y campanas PET, impulsado por el bloque Vamos.